Viajes

Todo lo que necesitas saber para disfrutar de la Feria de Albacete

Pin
Send
Share
Send


¿Conoces la Feria de Albacete?… ¿No? Pues ya estás tardando, amigo. ¿Que no sabes qué es la Feria de Albacete? No te preocupes, que ya me he sacrificado yo por ti, durante muchos años, y vengo a explicarte en qué consiste y cómo disfrutarla al máximo. Aquel que dijo que en Albacete no había nada interesante es porque nunca se pasó por esta mi querida tierra en el mes de septiembre.

¿Qué es la Feria de Albacete?

Pues la Feria de Albacete es, nada más y nada menos, una de las mejores fiestas de España. Así, como suena. Se celebran en septiembre en honor a la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad.

Durante diez días, toda la ciudad se echa a la calle y celebra por todo lo alto una feria que nada tiene que envidiar a las que tienen lugar en Andalucía. Por algo ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Hay un poco de todo: actividades culturales (con grandes obras de teatro y proyecciones de cine gratuitas), conciertos, eventos deportivos, corridas de toros, encierros de vaquillas, feria de artesanía, desfiles callejeros, talleres educativos para niños y mayores, caravanas de coches antiguos y motos, eventos gastronómicos… Y mucha, mucha fiesta y poco, poco sueño.

¿Cuándo se celebra la Feria de Albacete?

La Feria de Albacete se celebra entre el 7 y 17 de septiembre cada año. Diez días seguidos de fiesta sin cuartel. Es algo que solo pueden aguantar los más valientes. Debo reconocer que yo nunca lo he logrado, pero algún amigo mío albaceteño ha conseguido tal hito y se ha merecido el sobrenombre de “El Feriante” de por vida.

¿Dónde se celebra la Feria de Albacete?

Aunque la respuesta más obvia es que se celebra en Albacete, prefiero ser un poco más específico. La Feria de Albacete se celebra en el Recinto Ferial. Construido en 1783 (se lleva celebrando ahí desde ese año), y considerado Bien de Interés Cultural con categoría de monumento, se le conoce popularmente como “La Sartén”.

La razón del nombre la encuentras en la forma que tiene el recinto. Dentro de “la sartén” se encuentran “los redondeles”, otro nombre de alcurnia. Y es en los redondeles - círculos concéntricos en el interior de la sartén - donde se desarrollan casi todas las actividades de la Feria de Albacete.

En los redondeles se mezcla todo tipo de público. Encontrarás bares de marcha, puestos de artesanía - en los que no puede faltar, cómo no, la mítica cuchillería albaceteña -, restaurantes, casetas culturales…

En el paseo que lleva a la puerta principal del Recinto Ferial se encuentra la feria para niños y adultos. Aquí encontrarás los “cacharros”, típicas atracciones de cualquier feria de España.

¿Qué se come en la Feria de Albacete?

Miguelitos de La Roda. No pueden faltar

Pues en la Feria de Albacete se come todo aquel plato o vianda manchega que sea contundente para el cuerpo. En su mayoría, son manjares que suelen obstruir las arterias y venas de tu cuerpo. Oreja, rabo, varios tipos de quesos, gazpacho manchego, mollejas, bocadillos grasientos (no dejes de probar el “chorimorci”, una mezcla de chorizo y morcilla que me hace babear al recordarlo)… Y de postre: miguelitos de La Roda. Por si te habías quedado con hambre o con una arteria sin taponar del todo.

Como podéis ver, todo muy light y muy sano. Pero bueno, ¡estás en la Feria de Albacete!… Y las dietas y el gimnasio pueden esperar hasta octubre. ¿O no?

¿Qué se bebe en la Feria de Albacete?

Bueno, quizás sería más acertado preguntar qué no se bebe en la Feria de Albacete. Y es que en la Feria de Albacete yo lo he probado prácticamente todo.

En la comida con mis amigos siempre comenzamos con unas cervezas, tintos de verano y botellas de vino tinto. Así, para ir tirando. No queremos que nadie nos señale y nos avergüence, que esto de la bebida es tema serio en la Feria de Albacete.

Después, con los postres llega la tradición de fusionar - para que suene a alta cocina - los miguelitos de La Roda con unas copas de sidra. Es una mezcla que crea una mítica explosión en la boca que atolondra los sentidos (de nuevo la estupidez de la alta cocina en acción).

Tras los postres, llega otro clásico de la Feria de Albacete: el taponazo de vino dulce. Nosotros este año lo tomamos en el puesto más famoso de vino dulce, que se encuentra justo antes de la entrada al Recinto Ferial, en la parte de la derecha si miras hacia la puerta de entrada. Se toma con un pequeño barquillo dentro y es el preludio a los copazos.

Porque sí, amigos, después llegan las copas típicas de cualquier otra fiesta del mundo. Ron, whisky, gin tonics… Lo que uno guste. Eso sí, sin olvidar el mítico mojito, otro clásico de la feria que aquí es protagonista como último vestigio del verano que se marcha.

¿Dónde se dan los conciertos de la Feria de Albacete?

Video: Disfruta de la Feria de Albacete muy cómoda (Agosto 2022).

Pin
Send
Share
Send